Elaborando Futuro
vibo jac volver al inicio

Obras derivadas del fallo

Nueve años fueron necesarios para hacer respetar el fallo, cumplir cada unos de sus pasos y, finalmente, iniciar con  las obras de intervención en el humedal, sin alteración de su equilibrio ecológico, protegiendo la biodiversidad  y respetando el trabajo de la comunidad vecina.

A  finales del año 2008 con el PMA aprobado, la EAAB contrató cuatro frentes de obra en beneficio del humedal de Córdoba, tres de ellos relacionadas con el agua.

Corrección de conexiones erradas

Para descontaminar los colectores pluviales que alimentan directamente el humedal de Córdoba se concertó iniciar con un plan piloto en el barrio Niza Antigua el cual comenzó en junio de 2008 y terminó en septiembre del mismo año. De 160 casas en las cuales se identificó que había algún tipo de conexión errada, se corrigieron 56, el presupuesto no alcanzó para más. Se redireccionaron sus aguas servidas al sistema de alcantarillado, evitando con ello que siguieran contaminando el humedal. El resultado fue muy positivo, a pesar de quedar pendientes varias casas para las cuales se destinó un presupuesto para terminar en el año 2009. Adicionalmente se realizo el estudio en los otros barrios aledaños al humedal para continuar allí también con la corrección de las conexiones erradas. Esta obra de mediano y corto plazo va a descontaminar por completo el cuerpo de agua del humedal. Aún estamos esperando completar la meta, según la EAAB, Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, algunas de las obras presupuestadas no pudieron ser realizadas por la falta de colaboración de los vecinos para permitir el ingreso de los operarios del Acueducto. Esperamos que los vecinos sientan la importancia de colaborar para el logro de este importante objetivo.
 
Si bien la EAB ha cumplido en gran medida con la intervención y recuperación del humedal con base al Documento de Concertación, entre el año 2009 y el 2017, ya hay un retraso considerable en la descontaminación de los colectores pluviales. Se realizó el plan piloto en el barrio Niza Antigua en el año 2009, pero a la fecha siguen pendientes 90 casas por intervenir y eliminar sus conexiones erradas, pasa el tiempo y la Zonal 1 de la EAB no da respuesta a su compromiso jurídico. Así mismo está pendiente hacer la misma labor con las casas y edificios que contaminan el colector pluvial que desborda al sector 2. 
 
Continua el proceso de contaminación del humedal por efecto de las aguas servidas, que afectan la salud pública de los vecinos y de la vida silvestre. En contraste, el efecto positivo del caudal ecológico, mantiene abiertos los espejos de agua y frena el avance de las plantas acuáticas invasoras. 
 
Lograr la descontaminación de las quebradas que alimentan el humedal requiere un proceso más largo y complejo, sin embargo, ya se hicieron los estudios que identifican quién contamina y en dónde. La Secretaría de Ambiente se comprometió a recopilar estos datos y definir en conjunto con el Acueducto, otras Secretarias del Distrito, La red de Humedales y la Comunidad, acciones al respecto.
 
El sistema de quebradas de la cuenca aferente, Molinos, Córdoba, Callejas y Contador, a pesar del acuerdo derivado del fallo de acción popular para iniciar su descontaminación, presenta una calidad del aguas cada vez peor. Desde la concertación en el año 2006 y hasta la fecha, y a pesar de obras de corrección de conexiones erradas en los canales Molinos y Córdoba hechas por la EAB, la contaminación aumenta cada día más, el olor pasó de incomodo a nauseabundo. La razón, han aumentado las conexiones erradas “consentidas”, a lo largo de la cuenca, se han construido decenas de edificios en zonas donde antes habían casas y los urbanizadores se han conectado al sistema pluvial, empeorando la situación de salud publica por cuenta de las micropartículas, las cuales son movilizadas en los aerosoles que se generan a partir de esta agua contaminada y que viajan grandes distancia por efecto del viento.
 
Entre los años 2010 y 2013 se construyeron en los canales Callejas, Molinos y Córdoba, antes del ingreso de sus aguas al humedal, estructuras en concreto para atrapar sedimentos, con una altísima inversión por parte de la EAB. Sin embargo, como la contaminación es tan alta,  en poco tiempo se llenaron de lodo y este no ha sido retirado en tiempos cortos para así aumentar su funcionalidad, sino en tiempos largos haciendo ineficiente su operación. Además estas estructuras no implementaron un sistema de retención de sólidos flotantes (plásticos, icopor, vidrio, etc) como fue Concertado, la basura que es arrojada a los canales continúa llegando al humedal. 
 
 
SecAccion

Galería de conexiones erradas